RIO JACHAL
 
La Cuesta del Viento es el largo camino que rodea casi todo el dique del mismo nombre y parte del Río Jachal. La forma ideal de explorarla es con un auto propio, para ir parando en los lugares más atractivos, saltar la valla junto a la ruta y lanzarse a explorar los recovecos sedimentarios que va tallando el viento. De esa forma se descubren recodos del lago que forman pequeñas bahías cristalinas donde retozan centenares de patos negros, que huyen despavoridos volando a ras del agua ante nuestra presencia. 
El borde del lago es un lugar para explorar a pie subiendo a los pequeños cerros sedimentarios de color rosado que proliferan por doquier. Del otro lado de estos cerros se puede descubrir una pequeña península que se extiende como un pequeño brazo pedregoso que quizás mañana ya no exista más. 
Cuando la carretera que bordea el dique traspasa la zona de las compuertas, el camino se convierte en ripio en buen estado, con numerosas subidas y bajadas bastante empinadas que atraviesan un paisaje similar al Valle de la Luna, pero con montañas mucho más altas. Si nuestro vehículo es una camioneta, podremos salirnos del camino y avanzar por el arenoso lecho seco de un arroyo y llegar hasta la costa (también se puede llegar caminando). Allí descubrimos playitas solitarias que en lugar de arena tienen millares de fragmentos de piedritas de colores lisas similares a la
cerámica.
De su naciente, el Jáchal discurre hacia el sur durante unos 75 km, por un cañón en la Precordillera, en la Cuesta del Viento. Gira al este hacia la ciudad de San José de Jáchal, yendo por 40 km a lo largo de un profundo cañón. Pasado Jáchal, el río va hacia el sur por 40 km, y luego toma el rumbo noreste-sudeste, pasando por las localidades de Tucunuco y Mogna. Sigue 100 km y desemboca en el río Desaguadero superior (conocido allí como Bermejo).

El descenso de ríos es una actividad deportiva y recreativa que consiste en recorrer el cauce de ríos en la dirección de la corriente (río abajo), por lo general sobre algún tipo de embarcación o balsa. Por lo común los ríos que se navegan tienen algún grado de turbulencia, éstos también son llamados ríos «de aguas blancas» debido a que este color es característico de la espuma que genera la turbulencia en los cuerpos de agua. Otra denominación común para este tipo de ríos es simplemente «rápidos».

Las embarcaciones más comunes que se utilizan son la balsa, la canoa o el kayak, que puede ser rígido o inflable.

Esta actividad se conoce también por la palabra en inglés rafting.

 
Diseño Web: www.sinergiarecursos.com.ar